lunes, 22 de septiembre de 2014

Las ciencias sensoriales son el futuro ...

... porque el presente del conocimiento científico lo ocupan, entre otras disciplinas, las biociencias, con el despliegue de las “nuevas ómicas” que prometen llevarnos más allá de la genética en la búsqueda de la estructura íntima de la vida, junto con la revolución de las nuevas tecnologías de la información, y las nanociencias de la mano de una panacea denominada grafeno, a las que se han unido las neuriociencias y sus programas milmillonarios para descubrir la estructura y la funcionalidad del cerebro.
Es un presente de gran densidad científica, dinámico y lleno de expectativas. Pero ninguno de sus hallazgos, presentes o futuros cobrará sentido si no se integra en la realidad que se construye en nuestros cerebros. Porque la realidad que percibimos es una construcción de las experiencias de nuestra mentes. Y la ciencia es uno de los ingredientes de esa realidad.

La redondez de la Tierra forma parte de nuestra realidad, aunque no la percibamos constantemente. Asumirlo nos permite encajar numerosos hechos cotidianos, desde las vistas en la cumbre de una montaña, las transmisiones por satélite o el uso del GPS.

Pues bien, son las ciencias sensoriales las que analizan la naturaleza de los estímulos que nuestros receptores sensoriales reciben del entorno, la forma en que los procesamos y transmitimos convertidos en información útil a nuestro cerebro y cómo  nuestra mente  va construyendo con aquellos impulsos, la realidad que nos envuelve.
Justo por esta razón, puede afirmarse que las ciencias sensoriales son el futuro, pero también lo son porque de su estudio pueden obtenerse resultados que nos permitan evolucionar de simples receptores pasivos de la realidad a sujetos capaces de transformarla mediante la generación de estímulos a nuestra voluntad.

Por todo ello, intentaré mantenerme fiel al título del blog e ir exponiendo algunos de los avances científicos y tecnológicos que nos permitirán conocer cómo percibimos, cómo vamos transformado la realidad que percibimos y cómo nos transformamos a través de la percepción. Un proceso que no es patrimonio de nuestra época tecnológica ni del ser humano, sino que se inició hace millones de años, cuando la aparición de Homo sapiens era una posibilidad remota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario